Sólo a veces

Volver atrás
Hay un resquicio a veces
que nos deja ver lo más desnudo de la vida,
cuando suspira al resplandor de una cerilla.
 
Hay un recuerdo a veces
que nos deja ir a las regiones no exploradas
por las razones, donde se crían las canciones.
 
Sólo a veces nos visita algún dios.
Sólo a veces merecemos su atención.
Sólo a veces nos abraza a traición
y nos deja en otro valle sin salida.
 
Hay un instante a veces
que levanta las ampollas muertas
que ha dejado en nuestras almas
tanta metralla congelada.
 
Hay un silencio a veces
que despierta los rugidos tiernos,
los lamentos de un gran felino
que despereza sus sentidos.
 
Sólo a veces nos visita algún dios.
Sólo a veces merecemos su atención.
Sólo a veces nos abraza a traición
y nos deja en otro valle sin salida.
 
Hay un final a veces
que nos hace comenzar de nuevo
sin destino precocinado,
tenemos que inventar el fuego.
 
Hay un amor a veces
que nos llama desde el sueño oscuro,
que no pide nada y nos mira
como una mariposa herida.
 
Sólo a veces nos visita algún dios.
Sólo a veces merecemos su atención.
Sólo a veces nos abraza a traición
y nos deja en otro valle sin salida.
 
 
 

Comentario de Bilillo:

Es la queja de siempre de los románticos, entre los cuales se puede incluir a Bilillo: ¿por qué sólo podemos alcanzar el éxtasis en muy raros momentos? ¿por qué la mayor parte de la vida es un coñazo insoportable? Bilillo-021Hay quien responde a eso con resignación, otros con el suicidio, otros con el empeño en encontrar una fórmula mágica que prolongue el momento cumbre, otros con atajos que suelen acabar en vía muerta. Los hay incluso que niegan la realidad y dicen que su vida es constantemente feliz… ¿cínicos, tontos, sinceros?

En cuanto a melodía y arreglos la canción es un tema power-pop que suele gustar mucho al público de los conciertos de Bilillo porque, en la inmodesta opinión del autor, tiene un estribillo arrasador, unas estrofas encendidas, unos arreglos al borde de la histeria… todo lo que debe tener un éxito new wave. Ojalá la hubiera parido en los 80. Por cierto, cuando la toco en solitario, suelo contar con unos coros deliciosos y originalísimos de Leyre Labraza.

 

Créditos:

Bilillo: voz
Aritza Castro: batería
Edu Basterra: bajo y guitarra eléctrica
Juan López Peláez: guitarra acústica
José López Iturriaga: guitarra acústica
Volver atrás