Quitando importancia

Volver atrás
Las miserias son el agua donde Dios se va a bañar,
los marrones son el caldo de cultivo del maná,
los horrores son el rostro de un demonio de alquiler,
con ello sobrevivimos.
 
Que no te inquiete el silencio del espacio sideral,
que no te humillen las risas de los dioses al mirar
nuestra pachanga insolente.
 
Las derrotas son avispas que no pican por maldad,
los desastres son posados de la cruda realidad,
las victorias son armiños del outlet de la ansiedad,
que vende un chino en la esquina.
 
Que no te inquiete el silencio del espacio sideral,
que no te humillen las risas de los dioses al mirar
nuestra pachanga indecente.
 
Los rencores son barrillo que se pega en el mandil,
los problemas son el grano de la sémola vital,
las canciones son la tabla que ha salvado al capitán
de nuestra nave nodriza.
 
Que no te inquiete el silencio del espacio sideral,
que no te humillen las risas de los dioses al mirar
nuestra pachanga encendida.
 
Las miserias son el agua donde Dios se va a bañar,
los marrones son el caldo de cultivo del maná,
los horrores son el rostro de un demonio de alquiler,
con ello sobrevivimos.
 
Que no te inquiete el silencio del espacio sideral,
que no te humillen las risas de los dioses al mirar
nuestra pachanga encendida.
 

 

Comentario de Bilillo:

Esta es la primera intervención de Alberto Arzúa en el disco. Alberto fue el guitarra solista de Los Santos, ha sido durante 40 años el very best friend de Bilillo y es uno de los escritores más originales y divertidos de este país, aunque, increíblemente, todavía no lo sepa casi nadie.

Bilillo-022Su forma de tocar la guitarra es tan original como su escritura y lo deja más que claro en esta canción, a la que aporta una inquietud muy apropiada para la desasosegante enumeración de malos rollos que canta Bilillo.

Sin embargo, no hay que alarmarse: el estribillo nos intenta tranquilizar (quitando importancia) por medio de una melodía amable y pegadiza, que no por medio de razones. Lo que está en el fondo de la canción es la creencia de Bilillo de que toda esta movida (el mundo, la vida, la existencia y todo eso…) no puede ir del todo en serio.

 

Créditos:

Bilillo: voz
Aritza Castro: batería
Edu Basterra: bajo, guitarra eléctrica y coros
Juan López Peláez: guitarra acústica
José López Iturriaga: guitarra acústica
Alberto Arzúa: guitarra eléctrica
Saúl Santolaria: coros
Volver atrás