El Sur de Armenia

Volver atrás
Vivo en el Sur de Armenia,
lejos del dinero y del mar.
Vivo en el Sur de Armenia,
mi casa es un recorte de alquitrán.
Vivo en el Sur de Armenia,
mi esposa es la amazona del lugar.
 
Y te mando desde aquí un regalo,
una última botella del licor
que he destilado con el fuego y el color
del Sur de Armenia.
 
Muero en el Sur de Armenia,
hundiéndome en un lago de cristal.
De aquí se llega al Infierno,
o eso dice la gente del lugar.
Contemplo sin mucha prisa
mi vida desde el principio hasta el final.
 
Y te mando desde aquí un recuerdo,
una última visita a tu salón,
donde solíamos beber a la salud
del Sur de Armenia.
 
Debajo del Sur de Armenia
encuentro lo que vine a buscar:
mi alma desnuda y joven,
perdida en lo más oscuro del lugar,
abraza mi cuerpo roto,
después de tantos años sin cantar.
 
Y te mando desde aquí un saludo,
una tenue vibración del Mas Allá,
para que vuelvas a pensar en explorar
el Sur de Armenia.
 
Despierto en el Sur de Armenia,
la Muerte me ha devuelto al hogar.
La luz de la luna llena
acaricia las colinas del lugar.
Pregunto por ti en silencio,
las piedras me contestan sin hablar.
 
Y te mando desde aquí un deseo,
un suspiro, una solemne invitación,
para que vengas a morir como hice yo
en el Sur de Armenia.
 
 

Comentario de Bilillo:

Prefiero no desvelar del todo las profundidades creativas de las que surgió El Sur de Armenia. Si desaparece el misterio, un tanto por ciento muy elevado del encanto también se evapora. Mapa de ArmeniaPero lo que sí puedo asegurar es que todos los participantes en su grabación asumieron que era la canción-emblema del disco y se pelearon ferozmente por imponer sus puntos de vista en cuanto a arreglos, instrumentación, mezclas, etc…

Bilillo asistió pasmado a debates en los que se intentaban dilucidar términos tan esotéricos como “bilillismo” y presenció horrorizado cómo amigos entrañables se insultaban por el volumen de unas guitarras.

De hecho, fue después de una de esas batallas cuando Juan López (guitarrista, bajista y lo que haga falta de Los Sullos), gritando al mundo que la versión existente en aquel momento de El Sur de Armenia era una mariconada de mierda, subió a su furgo diciendo: “en media hora vuelvo con mi Hofner y arreglo esto”.

Bilillo-029

Efectivamente, al cabo de media hora llegó con su guitarra de doce cuerdas y la machacó impecablemente. El resultado fue un inmenso suspiro de alivio de Bilillo y la aquiescencia más o menos entusiasmada de los demás, llegándose así a un tenso compromiso regado con abundante cerveza y medias sonrisas.

 

 

Créditos:

Bilillo: voz
Carlos Miguel: batería
Edu Basterra: bajo, guitarra eléctrica y órgano
Juan López Peláez: guitarra acústica
José López Iturriaga: guitarra acústica
 
Volver atrás