El descanso del camellero

Volver atrás
Es cierto que aquí hace frío,
aquí hace frío,
mucho frío al sol,
aunque ves el calor.
No tendrás ningún testigo,
ningún amigo
que te dé valor
para ser tu inventor.
 
ESTRIBILLO:
Pero tienes que saber
que nunca más
vas a volver a casa,
nunca más.
Pero tienes que entender
que nunca más
vas a volver a casa,
nunca más.
 
Te hablo desde un latido,
un latido
de dilatación.
Óyelo, es mejor.
Si perdieras el sentido,
no has perdido
nada de valor.
Déjalo, es mejor.
 
ESTRILLO
 
Aquí fuera el miedo es serio,
es tan serio
que te da valor
para ser mi anfitrión.
Aquí fuera estás conmigo,
estás conmigo,
olvidas la razón
porque estás con tu Dios.
 
ESTRILLO
 
 

Comentario de Bilillo:

Creo recordar que el proceso de creación de esta canción fue bastante tortuoso:

La melodía la parí en el año 89, cuando Los Santos llevaban ya tres años difuntos, y fue la primera de una cinta que grabé en casa, en la cual se fueron acumulando muchas de las canciones que alimentaron la segunda y más desconocida etapa de Los Santos, en la segunda mitad de los noventa.

Cuando Alberto Arzúa y yo la elegimos como parte del repertorio de esa etapa, yo decidí, sin haber escrito una sola sílaba de la letra, que se iba a titular “El descanso del Camellero”. Este título está tomado del de una serie de artículos que D. Alvaro Cunqueiro escribía en un periódico gallego, allá por los años cincuenta, y que yo acababa de leer. Sugiere viaje, aventura, exotismo, narraciones al calor de una hoguera en medio del páramo desolado…

Alberto partió del título y escribió las estrofas, a las que yo añadí los versos del estribillo.

Cuando, muchos años después, quise grabarla para Vago, hice algún pequeño cambio en las estrofas para terminar de ensamblar todos los elementos. No sé si lo conseguí del todo, pero creo que se puede atisbar la amorosa llamada de alguien o algo (amante, amigo, aventura, alma, vocación…) que no oculta la dureza y el riesgo de aquello que se reclama.

Musicalmente es de lo mejor del disco. A Edu Basterra le gustó mucho la melodía y se nota: le salió un arreglo absolutamente redondo.

 

Volver atrás