Destino

Volver atrás
Tenso como el destino,
cuando te espera en el camino,
dispuesto a dispararte en el corazón.
 
Ciego como el destino,
cuando se embala en su vespino,
dispuesto a atropellarte sin compasión.
 
 
Estribillo:
Así te espero yo en esta estación,
perdida entre los montes de León,
donde se abrazan los vientos.
 
Así te espero yo en esta estación,
perdida entre los montes de León,
donde se acaban los tiempos.
 
 
Terco como el destino,
que nunca admite sugerencias
acerca de sus planes de salvación.
 
Libre como el destino,
que nunca ha estado preocupado
por lo que habrá que hacer a continuación.
 
(Estribillo)
 
Triste como el destino,
que sabe bien de decepciones,
no admite favoritos,
no sabe adular.
 
Sabio como el destino,
que no se queja ni consiente
una ficción distinta
de la oficial.
 
(Estribillo)
 

 

Comentario de Bilillo:

Me resulta difícil hacer un comentario de esta canción porque procede tan directamente de mis entrañas, que el poco pudor que me queda se rebela indignado ante el más mínimo desvelamiento de su origen. Sólo puedo decir, que la exactitud de todas las metáforas (no entro en su posible belleza o eficacia poética) casi me asustan, sobre todo porque me di cuenta de su significado mucho después de escribirlas.

Bilillo-028

Además, me entusiasma el resultado musical: esa sobriedad salvaje del bajo de Edu Basterra, machacando como si fuera un corazón que bombea a plena potencia, las guitarras rabiosas, también de Edu, arañando mi voz en el estribillo, la brevedad y el laconismo final, sin repeticiones y sin adornos.

Mi canción favorita, por lo que enseña y por lo que oculta, por lo que me gusta cantarla, por lo que me estremece cuando la oigo, o simplemente cuando pienso en ella.

 

Créditos:

Bilillo: voz
Aritza Castro: batería
Edu Basterra: bajo y guitarra eléctrica
Juan López Peláez: guitarra acústica
José López Iturriaga: guitarra acústica
Volver atrás