2015, marzo. Santutxu y +.

Volver atrás

“El rock se merece buenas letras” por S. Iglesias

Ya hace años que, el que fuera componente de Los Santos, que gozaron de fama y prestigio en los 80, se trasladó a vivir a Santutxu. Recientemente ha estrenado ‘El sur de Armenia’, un disco en el que podemos disfrutar de la madurez de un letrista extraordinario que vive su gran momento acompañado de ‘Los Sullos’.

Para hablar de Bilillo es inevitable hablar de Los Santos… Subámonos en la máquina del tiempo, ¿Cómo recuerdas aquellos dorados años 80?
Los Santos es algo que llevaré siempre con mucho orgullo, fue un grupo que marcó una época en los 80 en Bilbao. Antes de que llegara el Rock radical vasco, que se llevó todo por delante, hubo un movimiento pop importante. Había aquí más fanzines musicales que en Madrid… era una época de mucha creatividad. En nuestros conciertos ya congregábamos a 500 personas, algo que hoy en día es muy complicado. Ahora parece que está renaciendo un movimiento de reivindicación de aquello por parte de gente que era joven y que lo descubre ahora. Es que parece que en Euskadi sólo ha existido el Getxo Sound y el Rock radical vasco… De aquella época pop sobrevivió Doctor Deseo, que tuvieron la voluntad de seguir. De todas formas, yo estoy muy orgulloso de todo aquello, nos trataron muy bien no solo aquí, sino también en Madrid.

Bilillo-133Me dices que el gran problema que tuvisteis fue la irrupción del Rock Radical vasco, ¿En algún momento se os pasó por la cabeza la idea de quedaros en Madrid?
Pues el problema es que, en aquella época, casi todos estábamos casados y con hijos y dar el salto a Madrid de aquella manera era muy arriesgado. Probablemente, si hubiéramos estado en otra situación, lo habríamos hecho. Son cosas que en ocasiones se lamentan pero la vida te va llevando por donde te lleva…

¿Cuánto tiempo estuvisteis Los Santos en activo?
Estuvimos desde 1981 a 1986 y, como te digo, fueron unos años maravillosos en los que llegamos a telonear a gente como Los Kinks, Tina Turner o Nacha Pop.

¿Crees que ahora mismo hay algún grupo que haya recogido en Bilbao el testigo del pop que vosotros dejasteis?
La verdad es que escucho poca música nueva, con la edad tiendes a escuchar lo que te gusta y conoces. De todos modos, yo creo que Bilbao siempre ha sido más rockero, aquí Platero y tú marcaron un camino y no te sabría decir el nombre de muchos grupos pop.

Hablas todo el rato de pop pero escuchando tus canciones yo sólo veo rock puro…
Hombre, igual es un pop adulto… mi modelo siempre han sido Los Kinks… ¿Son pop? Sí porque hacen melodías… ¿son rock? Sí porque hacen rock. Yo me considero pop porque considero fundamntal la melodía pero, evidentemente, la mayoría de mis canciones tienen un ritmo y fuerza rockera… la etiqueta ‘power pop’ quizás es la que más se ajustaría a lo que hago pero no hacer falta etiquetar…

En 2009 regresas con ‘Vago’, ¿qué fue de Bilillo desde la disolución de Los Santos hasta este retorno?
En los 90 Alberto Arzúa y yo hicimos un intento de reunificar la banda, pero no funcionó porque faltaba José López Iturriaga, que era el arreglista y el que organizaba el grupo. Alberto y yo no sabemos movernos, yo sé hacer canciones y cantarlas y Alberto sabe tocar la guitarra, pero no teníamos ni idea de todo lo demás. A partir del 2000 Alberto y yo empezamos a preparar un show para pubs solo con guitarra solista y acústica, me sirvió para mejorar la voz, la vocalización, aprender a cantar diferentes estilos… hasta que Alberto tiene que dejarlo.
Bilillo-131Entonces contacté con Edu Basterra (o Teddy Baxter), uno de los mejores bajistas, no de Bilbao, sino de España. Él me reenganchó al mundo musical, hicimos unos cuantos conciertos y me produjo mi primer disco en solitario, ‘Vago’. Para defender el disco en directo llamé a Juan López y así se formó Los Sullos. No fue un proyecto muy ambicioso, lo que queríamos era tocar por aquí y que la gente conociera las canciones. La prensa fue muy generosa conmigo. Fue una prueba que yo creo que salió bien y, por eso, Edu me convence para hacer un segundo disco. Así surge ‘El Sur de Armenia’.

¿En este disco has trabajado con la misma banda?
Desde que hice ‘Vago’ tenía claro que Juan y Baxter tenían que estar conmigo. En la batería hemos fichado a Galder Creo, un batería extraordinario, y ahora se ha incorporado José López Iturriaga, con quien me siento más seguro.

Juan López, Jose López Iturriaga y tú: ‘Los Santos’ casi al completo…
Si, es casi una reedición, ja ja ja… la diferencia es que ahora las canciones son exclusivamente mías…. son mis canciones y mis amigos me respaldan de una manera extraordinaria, es un privilegio poder contar con ellos.

Centrándonos en el disco, destacan poderosamente las letras. ¿De dónde nacen los textos de las canciones?
Sí, es verdad que es lo que todo el mundo ha destacado y me hace ilusión porque el rock se merece buenas letras. Como cualquier escritor, a la hora de escribir me fijo en todo: mis experiencias, lo que percibes en el ambiente, eso que llamamos inspiración pero, sobre todo, es importante leer mucho, eso te da rigor para no escribir bobadas…

‘Alegría y felicidad fueron a comprar tabaco. Treinta años han pasado ya y no han vuelto del estanco’ cantas en ‘Alegría y felicidad’…
Sí, es típico momento blando de hombre maduro, alguien me ha dicho que podría ser una reivindicación del Bilbao de los 80, ha tenido muchas interpretaciones pero es lo que parece: una canción de nostalgia de la época de Los Santos.

Bilillo-134Y ese Errol Flynn, omnipresente a lo largo del disco…
Sí, ja ja ja es el símbolo del héroe alegre, despreocupado, en contraposición al héroe atormentado que no me gusta nada. Desde crío he sido lector de novela de aventuras (Emilio Salgari, Julio Verne…) y me entusiasmaba ese espíritu de las películas del Hollywood de los 40 y de los 50. Errol Flynn es la encarnación de todo aquello, el héroe que no te da mal rollo, todo lo hace fácil y por eso sale en las canciones, eso es lo que quiero expresar: ¡Yo quiero ser como él!

Por el estilo de música encontramos en el disco paralelismos con otros artistas españoles como Quique González o Lapido… ¿Hasta qué punto son reales esas similitudes?
La verdad es que me siento muy identificado con Lapido, me gustan mucho sus letras. Hay algo en él, esa aspereza suya, que me llama y me hace acercarme más a él que a Quique González que también me gusta mucho.

¿Qué otros grupos te han influido a lo largo de tu carrera?
Nosotros éramos fanáticos del rock británico de los 60, mi educación musical comienza con 11 añitos cuando cogía el transistor por las noches y me ponía Radio Luxemburgo, donde soltaban el hit parade británido y eso es lo que he mamado. De los actuales me quedo con Lucinda Williams, es genial, una letrista extraordinaria, una personalidad peculiar… también me gustaron mucho los primeros discos de Ryan Adams y ese aire fresco que dio al rollo cantautor americano y el disco que Mark Knopfler hizo en 2006 con Emilou Harris, todas las canciones estupendas. Si tengo que hablar de grupos más cercanos, siempre me ha gustado Mamá, Nacha Pop, Los Secretos… soy el mayor fan de Enrique Urquijo, me afectó mucho su muerte, había progresado de una manera espectacular y estaba en su mejor momento. El último disco que hizo con ‘Los Problemas’ es de lo mejor que se ha hecho en España.

Y a mí que ‘El Sur de Armenia’ me suena muy Burning…
Yo era muy fan de Burnig y el cantante que más me ha gustado en toda mi vida fue Toña Martín, así que algo has pillado, ja ja ja.

Siguiendo con el disco, ¿cómo surge la colaboración con Francis?
Para mí Doctor Deseo son una referencia, siempre tuve la sensación de que ellos nos cogían el relevo. Quería tener una colaboración de prestigio y ¡quién mejor que Francis!, nunca se niega a hacer una colaboración. Cuando estuvimos grabando lo pasamos muy bien recordando viejos tiempos, se lo tomó muy en serio, se le ocurrieron cosas propias… Su talento escénico y su carisma es increíble, pocas veces he visto a alguien que crea tanto en sí mismo.

Bilillo-132

¿Desde cuando llevas en el barrio? ¿Qué es lo que más te gusta de Santutxu?
Llevo 15 años viviendo en Santutxu, pero desde el 94 conozco el barrio porque mi novia, hoy mi mujer, es de aquí. Me viene muy bien porque tiene de todo: bares, comercios, queda cerca de todo… también me gusta el trabajo que hace gente como vosotros con este periódico, me llama la atención la importancia que dais a la cultura.

 

Volver atrás