2014, septiembre. Boletín Colegio de Abogados de Vizcaya.

Volver atrás
“Bilillo y Los Sullos – El Sur de Armenia” de Eduardo Ranedo
Baliteke beteranoenek gogoan izatea Bilboko Los Santos pop talde bikaina.
Bilillo-112Bilboko ikurretako bat izan zen laurogeiko hamarkadaren erdialdean -gutxienez, “enteratuen” artean-, une hartan Penintsulako txoko guztietan mugida madrildarraren eraginaren aurrean erreakzionatu nahi zenean. Taldearen abestiek, letra dibertigarri eta ironiaz betetakoek eta The Kinks taldearekiko lotura ukaezinak aztarna nabarmena utzi zuten. Baina ibilbide laburra izan zuten, Lp bat eta single pare bat baino ez -ondare urria merezi izan zutena kontuan hartuta-. 1986. urtearen inguruan desegin zen taldea, eta egia esan, ahaztuta geratu ziren, garai hartako ikerlarien eta nostalgikoen buruetan.
Baina abeslaria, José Ignacio Dermit “Bilillo”, 2009an berriro ere agertokira igo zen disko eder batekin -“Vago” izenekoa-. Lan horretan, laurogeiko hamarkadatik pilatutako materiala berreskuratu zuen. Eta orain beste lan batekin dator, aurrekoa askogatik gaindituz. Pop helduaren lan zoragarria da -baina ez heldua, eta hori xehetasun garrantzitsua da-, eta musikari dagokionez ez du agerian uzten inondik inora egileak hirurogei urte dituela. Letrei erreparatuz agian bai, oso orraztuta daudelako eta gozatzeko direlako. Datu pertsonal asko ematen dira, eta asmoak agerian uzten dira, hori bai, itxuraz agerian utzi nahi izan direlako. Baina horri dagokionez ere ez litzateke arazo handirik egon behar. Pieza zoragarriak daude -aipagarriak dira “Alegría y Felicidad” eta “Insectos”, nire ustez, ikasturte honetan gaztelaniaz argitaratutako bi abesti onenetakoak-, baina, batez ere, bilduma dotorea da, eszenak, estilismoak eta boladak guztiz alde batera utzita. Pop kantautorearen lana, modu klasikoan, egilearen idiosinkrasia partikularraren aldeko apustua egiten duena, beste guztia alde batera utzita. Gitarra onak, ondo moldatutako abestiak, eta oro har, nortasun handiko popa.
Argi dago une honetan Bililloren asmo bakarrak izango direla diskoa ahal den beste entzutea, kontzertu gutxi batzuk ematea eta, agian, abestietan erakusten duen bizitza filosofiarekin konektatzen duten jarraitzaile batzk lortzea. Pena handia izango litzateke hori guztia ez lortzea; izan ere, eskertu egiten da noizean behin gure eskuetara mota honetako lanak iristea -undergroundik sakonenetik bada ere-, arreta handiz egindakoak eta azalkeriarik gabekoak.

 

Artículo en castellano:

“Bilillo y Los Sullos – El Sur de Armenia” de Eduardo Ranedo
Quizá los más veteranos se acuerden de aquel fenomenal grupo de pop de Bilbao que atendía por el nombre de Los Santos
Bilillo-112Ellos fueron el orgullo musical de la villa a mediados de los ochenta –al menos entre los “enterados”-, en un momento en que desde cada rincón de la península se trataba de reaccionar al influjo de la entonces omnipresente movida madrileña. Sus canciones, de letras divertidas y llenas de ironía, y una innegable querencia a The Kinks, dejaron un poso más que reivindicable. Pero no hicieron carrera más allá de un Lp y un par de singles -muy poco legado para lo que merecieron-, se disolvieron en torno a 1986 y lo cierto es que allá quedaron, apenas recordados por estudiosos y nostálgicos de aquella época.
Pero hete aquí que a su cantante, José Ignacio Dermit alias Bilillo, le dio por volver a la palestra en 2009 con un notable disco –titulado “Vago”- en el que recuperaba material que había ido acumulando desde los ochenta. Y ahora regresa con su reválida, superando con creces al anterior. Es un fenomenal trabajo de pop maduro –pero no adulto, detalle importante-, que en lo musical no transmite en absoluto los sesenta años que gasta su responsable. Quizá sí lo hace en las letras, pulidas y muy disfrutables, con la suficiente retranca y apuntes personales como para radiografiar las intenciones de quien no parece tener muchas ganas de ocultarlas. Pero tampoco tendría que haber problema con ello. Hay piezas exquisitas –destacando “Alegría y Felicidad” e “Insectos”, en mi opinión dos de las mejores canciones en castellano publicadas este curso-, pero sobre todo se trata de una colección que se sostiene elegante, muy lejos de todo lo que huela a escenas, estilismos o moda. Un trabajo de cantautor pop a la manera clásica que apuesta por la idiosincrasia particular de su autor por encima de cualquier otra consideración. Buenas guitarras, canciones bien arregladas y, básicamente, pop con mucha personalidad.
Es obvio que a estas alturas las aspiraciones de Bilillo no pasarán de que este disco se escuche en lo posible, le salgan unos conciertillos para poder presentarlo en directo y, quizá con suerte, poder incorporar nuevos seguidores que conecten de esa filosofía vital que muestra en sus canciones. Sería una pena que no lo consiguiera, pues se agradece que de vez en cuando lleguen –aunque sean procedentes del más profundo underground- títulos como éste, cocinados con mimo y alejadísimos de cualquier atisbo de superficialidad.
Volver atrás