2014, 9 de diciembre. bi fm.

Volver atrás

“Bilillo y Los Sullos:     Ser  profesional  de  la  música  en  Bilbao  es  algo horroroso” de Alejandro Arteche

El que fuera cantante de Los Santos, Bilillo, presenta el viernes 12 en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao ‘El sur de Armenia’, su segundo disco con su nueva formación, Los Sullos. Alejandro Arteche ha hablado con él para bi fm.
El sur de Armenia puede ser un lugar geográfico, un estado mental, una sensación o, como en este caso, el título del nuevo disco de un histórico de la música bilbaína. Así es como ha llamado a su segundo trabajo el que fuera cantante de Los Santos, Bilillo, quien hace varios años formó con otros grandes nombres de la escena de los primeros 80 como Baxter o Juan Impecable el grupo Bilillo y los Sullos.
Refugiados en su particular sur de Armenia, un pequeño estudio donde Bilillo se recluye a componer, nos dedicamos durante una tarde a recordar viejos tiempos, a arreglar el mundo, a hablar del futuro que nos espera y de los planes de educación y de cultura de este país (Bilillo ha compaginado desde siempre el mundo de la música con la enseñanza) y, al final, hasta pudimos sacar unos minutos para hablar de su nuevo disco, a escasos días de la presentación en directo del mismo en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao.

Bilillo-040Llevamos un rato hablando de cómo está el mundo de la educación y la cultura de los chavales hoy en día y resulta que tú vas y a tu grupo lo llamas Los Sullos.
Ja, ja, ja. BiliLLO… los SuLLOs… Es la típica tontería de los 80 pero mucha gente lo sigue escribiendo con Y.

Pero eso son los correctores de Word.
Claro, claro.

El primero disco con Lo Sullos, ‘Vago’, aparece hace 5 o 6 años y ahora lo hace ‘El sur de Armenia’. Supongo que estos lujos te los puedes permitir al autoeditarte.
Yo tengo la fortuna de tener otra profesión y permitirme estos lujos de autoeditarme, grabar donde yo quiero y de actuar cuando me da la gana, literalmente. Esto también tiene su cara b: el trabajo normal te agota, te deja sin energías, te quita mucho para lo que realmente quieres hacer que es la música pero es el precio que hay que pagar. La verdad es que ser profesional de la música en esta ciudad es algo horroroso, no es mi caso pero veo a Edu Baxter que tiene que ganarse la vida como músico y eso es algo que me rompe el alma. Ver como un músico de su categoría tiene que andar tocando de mala manera por cualquier sitio haciendo de todo.

Este es un disco mucho más rápido. Hay power pop, rock and roll, incluso algún tema es hasta Nuevo Rock Americano. ¿Estás en una etapa como músico que te apetece tocar rápido?
La diferencia es que ‘Vago’ era una recopilación de canciones que quería aprovechar de toda mi vida y en cambio estas las he compuesto en el momento, en los dos últimos años. Es mucho mas homogéneo. Cuando estoy aquí en este estudio componiendo me sale el power pop natural que llevo en la sangre, mucho más que otra cosa. Mi sangre auténtica es el power pop, la new wave mas dura. Es lo que más me ha gustado siempre. Los primeros tiempos de Elvis Costello, Nick Lowe… Eso es lo que creo que está más cerca de mí. ¡Y por supuesto los Kinks, claro!

De un disco para otro ha cambiado la formación que te acompaña. No sé si existen Los Sullos como banda real o simplemente son músicos que te acompañan.
Por un lado están Los Sullos de escenario que son Baxter, que gracias a Dios va a tocar el bajo, todo un lujo. Él toca la guitarra muy bien pero yo quería que tocase el bajo. Juan López en la guitarra y un batería joven que se llama Galder y que compartimos con el grupo Rubia. Ése es el grupo de directo y en la presentación del disco en el Teatro Campos nos acompañará José López Iturriaga que es uno de Los Santos originales, que espero venga a más actuaciones.

Bilillo-041Al final el espíritu de Los Santos sobrevuela a Los Sullos.
En la grabación han intervenido otros dos Santos como son Alberto Arzúa y Carlos Miguel que se lo agradezco con toda mi alma porque casi tuvo que volver a aprender a tocar la batería porque llevada veintitantos años tocando solo para amigos. La grabación ha sido algo muy familiar y agradable y eso se nota muchísimo. Es como estar en casa todo el rato.
Además de los ex Santos del disco, Juan fue líder de Los Impecables pero luego fue bajista de Los Santos y Baxter fue el que me rescató de la intemperie musical cuando yo estaba solo sin saber que hacer y él me llevó de nuevo a los escenarios, me presento al productor Saúl Santolaria, me llevó a los estudios de grabación de nuevo…

¿Qué ocurrió con aquella vuelta de Los Santos en los años 90? ¿Por qué no cuajó?
Fue una vuelta muy… no sé. Nos faltaba Iturriaga de los antiguos Santos, que era el que sabía organizar, y Alberto y yo no supimos hacerlo bien. El momento musical tampoco era el adecuado para lo que nosotros hacíamos. Hicimos dos intentos, uno en el 95 y otro con el 99 con distintos baterías y bajos. Alguna actuación salió mejor que otra pero yo no me quedé satisfecho y a partir de ahí empecé a interiorizar la música currándomelo solo. A partir de ahí es cuando he madurado como músico y cantante.
Los Santos éramos básicamente mi capacidad de composición y Alberto como representante fabuloso de las hornadas irritantes era capaz de escandalizar a cualquiera y José tenia el peso organizativo de arreglos musicales, relación con los medios… todo. José era el motor y claro, sin él hicimos un poco el loco.

Para quien no conozca a Bilillo, Los Santos fue uno de los grupos más importantes de la rica escena musical que se producía en Bilbao en los primeros 80. Una escena musical variadísima de la que por desgracia parece que nadie recuerda nada. Mientras otras comunidades como la gallega o la madrileña siguen viviendo de las rentas de sus movidas locales, es un escándalo que nadie haya hecho nada por recuperar la rica escena musical y artística que se dio en esos años y las nuevas generaciones incluso estén intentando ocultarla.

Hace unos meses Alberto Arzúa presentaba un libro de relatos (del que ya hablamos aquí) y para ello os reunisteis varios grupos de la época como Los Santos, Zarama, Rufus… fue muy emotivo. Es una lástima que no se haya sacado rendimiento de todo aquello, lo mal gestionada que estuvo la “movida bilbaína”. Había trescientos mil grupos de todo tipo, llegaron a publicarse 15 fanzines a la vez… más que en Madrid, y parece que todo aquello no existió. ¿Tú qué crees que pasó?
Y de repente desapareció todo, es cierto. No sé. El Rock Radikal Vasco fue tan fuerte y tan arrasador que prácticamente borró todo lo que había antes.
Yo admiro a un grupo como Doctor Deseo porque supo sobrevivir pero yo vi que nosotros nos quedábamos sin posibilidades. Nadie nos daba conciertos, nadie nos hacia caso… arrasó con todo, absolutamente. Luego la capacidad de vocación de los medios de aquí ha sido nula en ese sentido. Organizar un festival de recuerdo de aquello, algo. No ha existido nada ni ha habido menciones de nada. Tú ves la historia del rock en Euskadi y solo existe el RRV y el Getxo Sound.

Y cuando se habla de la representación de los 80 solo se recuerda a las Vulpess y exclusivamente por el escándalo de televisión, nada más. Y hay que recordar que de Madrid vino una comitiva de TVE para grabaros vídeos a Vulpess, Lavabos Iturriaga y a Los Santos.
Sí, se recuerda solo y exclusivamente por el escándalo. Los demás no existimos. Es una cosa bastante misteriosa.

Bilillo-042Cuando os reunís Santos, Impecables… ¿habláis del tema, de qué se hizo mal?
La verdad es que no. Somos muy corderitos y nunca hemos reivindicado nada porque yo creo que el RRV fue tal impresión que inconscientemente crees que no debimos pintar nada pero luego lo piensas bien y dices: ¡Oye, que en 1982 reuníamos a 500 personas en una sala como el Bolos!

Es que en 1983 en Bilbao había grupos tan buenos o mejores que los que nos vendían en la Movida Madrileña y se publicaban más revistas y fanzines que en la capital.
Era así, es verdad, y como que no ha dejado huella en absoluto, es una cosa extrañísima. Lo que más me ha acojonado es el documental ese de “160 metros”, en el que no existe nada antes de los 90. El Getxo Sound y nada más, es acojonante. Luego piensas y dices, coño, me acuerdo del primer aniversario del Pub Zoroa en Deusto con la gente ahogándose dentro, entrando y saliendo porque no podía soportar el calor, la gente encima de ti mientras tocabas… Días después de eso, ¡la gente me paraba por la calle! Y, de pronto, parece que aquello no existió para nada.

El Bolos era un local de conciertos que estaba lejísimos de todo y había que ir andando y aún así tocaban grupos como Los Elegantes, Burning, La Mode y se quedaba gente en la calle sin poder entrar.
¡Y la gente pagaba entrada y se llenaba! Y ahora hay conciertos gratis en el centro de Bilbao con grupos internacionales y van cuatro. ¿por qué hay tan poca memoria?

Hay que hacer un contradocumental para dejar las cosas claras. Está claro.
Totalmente.

Volviendo al disco, en “Tierras baldías” cuentas con la colaboración de Francis de Doctor Deseo. ¿Por qué le eliges a él?
Hubo algo fundamental. Doctor Deseo y Los Santos coincidimos cuando nosotros terminábamos y ellos empezaban como grupo. Coincidimos en ETB, fue nuestra última aparición en TV y la primera de ellos. Cuando volvimos en los 90 Francis vino a vernos tocar y todas las veces que he hablado con él me ha parecido la persona más agradable del mundo. Le cogí mucho respeto, aunque no es mi tipo de música, cuando vi el video de ‘Corazón de tango’ y dije, coño, este tío sabe hacer canciones. Tiene una personalidad muy agradable, muy generosa.
Francis tiene mucha relación con Baxter y tenemos relación también por medio de Bolo (antiguo dueño de la sala Bolos y primer mánager de Los Santos en los 80) y cuando fui a grabar el disco, Bolo me aconsejó tener una colaboración un poco especial y pensé en Francis. Le llamé y fue una gozada el día que pasé con Francis en el estudio. Conversaciones sobre los viejos tiempos, qué tipo de alcohol es mejor para calentar la garganta, ja ja ja, esas cosas. Creo que he elegido muy bien la canción para cantar con él. Les tengo mucha admiración porque aguantaron el chaparrón del RRV y salieron triunfantes. Tienen un publico fiel allá donde van y eso me parece muy meritorio.

Me imagino que en la presentación del disco habrá un recuerdo para Los Santos. En los conciertos de ‘Vago’ ya tocaste ‘Tú, tú, tú’.
Sin lugar a dudas. Es un homenaje que debo a los fans supervivientes de Los Santos. En ‘Vago’ ya había dos canciones que eran de Los Santos que me molestaba mucho que no las hubiéramos aprovechado. ‘La posada de la muerte’ nos gustaba tanto que la grabamos para el disco que Los Santos hicimos en Fonomusic y no nos gustó como había quedado y la apartamos a pesar que los del sello querían meterla a toca costa. ‘La chica de Torrejón’ era la típica gilipollez de que es una balada tan lenta que como la vamos a tocar en directo y tal y ahí se quedó también.
‘La chica de Torrejón’ es algo que tengo muy dentro porque es una canción que hice con una melodía bastante asquerosa rollo Springsteen, muy coñazo, y José la arregló haciéndola lenta y Alberto hizo casi toda la letra y es como que representa el cariño que les tengo a los dos, es como pensar en Los Santos los tres como simbiosis total.

Además de este concierto de presentación, ¿qué planes hay para tocar en directo?
Para el 6 de febrero está cerrada la sala Evidence también en Bilbao porque voy a celebrar así el cumpleaños de mi mujer y luego me imagino que haremos bares en acústico solo Baxter, Juan y yo. Tres guitarras. Salir fuera lo haremos solo si hay demanda. No merece la pena ir a Madrid para que vayan solo tus cuatro amigos. Si se ve que hay demanda iremos donde haga falta. El caso es tocar. Con que no perdamos dinero nos conformamos.

Volver atrás