2014, 20 de noviembre. GenetikaRockRadio.com

Volver atrás
“Bilillo nos guía por ‘El Sur de Armenia’ en su nuevo disco” por Mónica Sánchez Gato
De alma eléctrica y dermis acústica, Jose Ignacio Dermit Campos, el bilbaíno que lideró a aquellos Santos que telonearon en los 80 a los Kinks y Tina Turner, radiografía la vida como un juglar del siglo XXI en su actual hijo musical, que presentará el 12 de diciembre en el Teatro Campos de Bilbao.
‘El Sur de Armenia’ es la magdalena de Marcel Proust mojada en té (un simple mordisco desata una oleada de recuerdos en todo aquel que lo escucha); el microscopio que disecciona la vida (sí, por momentos un poco puta; como cuando Alegría y Felicidad, sus chicas favoritas, “fueron a comprar tabaco”); un espacio sin esquinas para escapar del ruido y “del mal de los domingos”; la peineta, y también la rendición, a los fantasmas que atraviesan las paredes (“… a veces me acuchilla el pasado”)… Bilillo ejerce de cirujano de instantes y de chófer de nuestro viaje personal (su querencia por los lugares geográficos se intercala con un universo literario en el que los Tigres de Mompracen pueden rugir en el paradisíaco Shangri-La), trayecto en el que nuestra “presunta identidad” se extravía y en el que, como perdedores, podemos encontrar nuestra senda, como plasmaba aquel libro de Bukowski.
Bilillo es nuestro ‘Alta Fidelidad’ (más de una de sus 13 criaturas se antojaría carne de las listas de cinco de Rob Fleming, el personaje parido por Nick Hornby); la prueba, como afirmaría Nietzsche, de que el mundo sin música representaría un error; el hombre que le asesta una patada a la superficialidad con la visión lúcida y brutalmente honesta de Lapido, la implicación personal que imprimía en sus letras el ‘Sugar Man’ de Detroit (Sixto Rodríguez) y la fina ironía de Ray Davies. Y si David Bowie declara que nunca ha escuchado una canción de The Kinks que no le haya gustado, no existe una sola en ‘El Sur de Armenia’ que no pellizque el alma (desde aquí, mi “Eskerrik asko” eterno a quien propició que su música se cruzara en mi camino. ¡Pídeme lo que quieras!).

bilillo-125

Este disco supone la respuesta a aquel trabajo de 2009 que destiló pop enérgico, con paradas dulces y frívolas, y que unificó todas las etapas de su vida, ‘Vago’. Si te zambulles en este universo previo a ‘El Sur de Armenia’, le pondrás ojitos a “La escoba de una bruja”, “Amor zulú” y a esas otras composiciones, como “El proscrito”, que más nos recuerdan a su época en Los Santos; entonces no permitía que “tú” le miraras “a la cara” (“Tú, tú, tú” coleccionó aplausos en los 80) y en la actualidad “tú, tú, tú, tú, tú” le conduces “dulcemente al sí” (hablamos de “Vivo en mí”, otro de los cortes irrechazables que contiene el relevo de ‘Vago’).
Bilillo se rodea del compinche perfecto (Edu Basterra es el hombre orquesta; arregla, produce y te besa la oreja con cuatro y seis cuerdas) y sus otros ‘Sullos’ (los miembros de Los Santos arropan al cantante en esta aventura). También se pasean por allí Francis Díez, líder de Doctor Deseo, formación que iniciaba su andadura en Bilbao cuando Los Santos descendían el telón (juntos interpretan “Tierras baldías”), y Leyre Labraza, que acaricia la profunda letra de “Subiendo lentamente al cielo”, otro de los tesoros de este álbum (ni se te ocurra hacerle un feo a otros dos bombones de la caja verde, “Virus nacional” y “Un rock and roll en latín”). Y mientras termina de cocinarse el videoclip del tema emblema del disco, te invitamos a conocer “El Sur de Armenia” con el guía Bilillo, el capitán de la nave nodriza. Porque a veces una canción puede contener la misma fuerza evocadora que un poema. Abre bien los oídos.

 

Volver atrás